¿POR QUÉ MI OBSESIÓN DE QUE MIS PAISANOS USEN EL BITCOIN?

Mi insistencia en que la gente en “VENEZUELA” use el Bitcoin es porque la gente puede parar la inflación con un solo golpe de teclado. El problema es que muchos “analistas financieros venezolanos” dicen que el Bitcoin no tiene respaldo porque aún sufren la hipnosis del Banco Central e incluso la del respaldo metálico, que es mejor mil veces que el primero pero no suficiente.

La realidad es que éstos analistas se atreven hacer aseveraciones sin entender que el Bitcoin más allá de ser una “moneda” es un intercambio voluntario y privado entre dos personas, nadie más, que decidieron que ese “archivo electrónico” es la materialización de ese acuerdo y que algo tan objetivo como un software “garantiza que uno no estafe al otro”. Ese software que está implícito en la página donde concurren vendedores y compradores de Bitcoin y es éste en todo caso la autoridad que garantiza que haya justicia en ese trato sin la intervención de nadie, salvo el comprador y el vendedor.

Octavio Paz dijo en su libro “La llama doble” lo siguiente: “El amor es una atracción hacia una persona única: un cuerpo y un alma. El amor es elección; el erotismo, aceptación”. Así son las transacciones con el Bitcoin, entre dos que “eligen y aceptan” sin la intervención de nadie. Esto que pasa con el Bitcoin lo mencionó Carl Menger en su libro “El Dinero” (1. El origen de los intermediarios de uso general) por allá en el siglo XIX: ” Que un bien sea cedido por quien lo posee a cambio de otro bien para él más útil, es un hecho que incluso la persona más común llega a comprender”.

Creo que los “analistas financieros venezolanos” que dicen que el Bitcoin no resguarda valor no han comprendido que la “orgía perpetua” entre Banco Central, Banco Privado, Oro, Billetes, es muy perversa y empobrece a todo el mundo, mas no así la íntima e individual relación entre comprador y vendedor.

Estoy seguro que para que el mundo se salve de las mentes más brillantes en economía y finanzas deben “resetear” el concepto perverso del dinero fiduciario incluso también entender qué motivación psicológica está en el patrón oro, que aclaro es mil veces mejor que el dinero fiduciario pero no superior a la libertad de elegir que es la médula central que está implícita en el Bitcoin.

Para finalizar quiero contar esta anécdota: Un amigo Panameño ya está a punto de comenzar a triangular Dólares-Bitcoin-Bolívares-Bitcoin -Dólares. Me explicó que si la depreciación del Dólar respecto al Bitcoin es menor a la depreciación del Bolívar respecto al Bitcoin habrá una ganancia proporcional a esa diferencia de depreciaciones, de lo contrario habrá una pérdida. Todos los que andamos en la onda del Bitcoin sabemos que esa diferencia siempre es positiva dada la gran crisis inflacionaria de Venezuela que de paso es crónica. El asunto es que mi amigo panameño como no sufre la hipnosis del Banco Central pudo entender esto, a diferencia de “analistas financieros venezolanos” que aún dicen que el Bitcoin no funciona sin investigar o por lo menos hacer una sola transacción en Bolívares y Bitcoin para que se den cuenta que con el Bitcoin sus paisanos podrían vencer la inflación.

En fin, el que quiera que lo haga, el que no que siga arruinándose en inflación o comprando latas de atún como ahorro, mientras mi “pasiero” panameño comienza a ganar dinero con la inflación de Venezuela sin sacar un solo dólar de las reservas internacionales de la tiranía venezolana. Como dijo un difunto que era un asesino: “El que tenga ojos que vea, el que tenga oídos que oiga”.

Autor: Econ. Humberto Rivero, Msc

Director Internacional del Movimiento Libertad Venezuela

Síguelo en Twitter: @humbertojose1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *