IMPACTO DEL CONTROL DE CAMBIO DE DIVISAS EN EL VOLUMEN DE ENTREGA A LAS EMPRESAS VENEZOLANAS. Por Dorcas Colina

Del gobierno del presidente venezolano Hugo Chávez hay mucha tela que cortar, pero ciertamente todo gira sobre la escandalosa corrupción — quizá sin precedente en el país –, un sistema autoritario con disfraz de democracia, programas sociales de alto ingrediente populista, inocultable ineptitud y alegremente despilfarrador.
En este trabajo de investigación, por diversas fuentes se intenta mostrar un escenario del origen y destino de los fondos multimillonarios que entran y salen alegremente del tesoro nacional para favorecer a grupos privilegiados.
El mercado de divisas es aquel que regula la compra y venta de éstas y permite además que exista un flujo normal de moneda extranjera, el tipo de cambio y la forma como se venden lo determina el Banco Central de Venezuela junto con el Ejecutivo Nacional.
Una de éstas modalidades es el control de cambios que consiste en la intervención por parte del Estado en este mercado, quedando restringida la oferta y la demanda de divisas, siendo sustituida por una serie de reglamentaciones administrativas, es decir, el control de cambio va acompañado de medidas que inciden sobre las transacciones que dan origen a la oferta y la demanda de dólares.
“Más que un control de cambio parece ser una restricción a la compra de divisas, porque las cantidades aprobadas y liquidadas por CADIVI han sido insignificantes”. El empresario sostiene que “no es justo ni correcto que los problemas internos del país afecten a nuestros socios comerciales”. Principalmente por el retraso en la entrega de divisas necesarias para honrar la deuda que mantienen empresas nacionales con exportadores cercanos como los colombianos, cuyo monto asciende a 219 millones de dólares.
A través de la política monetaria el gobierno afecta los precios relativos de la economía. Es decir, los incentivos o señales que sirven para que los agentes de los diferentes sectores económicos, entre los que destacan por su dependencia al tipo de cambio el sector alimenticio y farmacéutico; tomen sus  decisiones sobre qué, cuánto, cómo y para quién producir.
La política monetaria puede contribuir de manera directa en la selección de la decisión más acertada y aumentar la capacidad de oferta de una economía, favoreciendo el crecimiento en el largo plazo y manteniendo la estabilidad en los precios. Específicamente, con la aplicación de un régimen de control de cambio se eliminan las distorsiones, los focos de desinformación y la confusión que pueden llevar a percibir erróneamente las señales del mercado.

· El control cambiario busca regular principalmente la salida de divisas existente en el país y proteger las reservas internacionales que se pueden ver afectadas por dicho fenómeno.
· La adquisición de divisas (inicialmente) será única y exclusivamente para aquellas instituciones y diplomáticos que hayan suscrito tratados con la Republica, rompiendo con la libre convertibilidad de la Moneda.
· Perjudica a pequeñas y grandes industrias, pues la compra y venta de materia prima se paraliza por la aplicación de dicho control.
· Viola la libertad económica prevista en la constitución.
· Restringe todas las operaciones financieras que se deseen realizar con cualquier entidad internacional.
· El actual régimen cambiario ha tenido demasiadas demoras en otorgar las divisas a las empresas para que realicen sus actividades de rutina como serían la compra de materia prima, principalmente en el caso de las empresas de alimentos (harina precocida o leudante) no pueden comprar el trigo para fabricarla, esto aunado a otras empresas que tienen inventarios escasos para seguir produciendo, queda impedido de llevar al mercado sus productos y por ende crea desabastecimiento en el mismo.
· Cabe destacar, que el control cambiario aplicado se “politizo”, el tiempo ha transcurrido y entre dimes y diretes por parte del Ejecutivo y los que se oponen a su política, no han tomado en cuenta como se ha ido deteriorando cada día mas (de lo que ya estaba) el país, trayendo graves repercusiones como el incremento del desempleo, desabastecimiento, hambre, miseria y el alto índice de una población analfabeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *