“Dolarizar al país acabaría con la inflación”: Steve Hanke

El economista y profesor de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, incluyó a Venezuela como el caso número 57 de países que han entrado en hiperinflación. Esto de acuerdo a un sistema de cálculo basado, principalmente, en la tasa del dólar paralelo.

Hanke, quien es uno de los 30 economistas más influyentes del mundo, no esconde su defensa por la dolarización de las naciones y afirma que este mecanismo es uno de los pocos disponibles para que el país logre despojarse de la crisis que le aqueja.
En entrevistas realizadas al Profesor declara:
—¿Cómo analiza la situación venezolana en este momento?
—En una palabra: es catastrófica. Es un completo desastre. Es una tormenta perfecta. Si uno cuenta con un barco fuerte y un buen capitán siempre se puede sobrevivir a una tormenta y llegar a puerto seguro, pero ustedes no tienen un barco fuerte, todo está enmarcado en un desastre económico. Hay instituciones débiles, instituciones malas, instituciones corruptas, lamentablemente hay incompetencia. El barco no es bueno, el capitán tampoco es bueno y hay altas probabilidades de que se hunda.

—El gobierno nacional ha reiterado que la crisis se debe a la guerra económica desde los Estados Unidos ¿Qué opina sobre esto?
—Es completamente absurdo. Es una gran mentira. No tiene nada que ver con los Estados Unidos. Hay que recordar que yo fui asesor económico del presidente Rafael Caldera en 1995 y 1996, conozco el sistema muy bien y sé qué es lo que está pasando. (Hugo) Chávez no sabía nada de economía y más o menos copió el sistema cubano y estos sistemas siempre colapsan. Lo mismo ocurrió con la Unión Soviética.

—El término guerra económica o financiera ¿existe en macroeconomía?
—Quizás, aunque en este caso es irrelevante. La guerra económica es un aspecto y usualmente aparece cuando hay un bloqueo contra un país. Cuando se bloquea la entrada y salida de barcos. Esta es una excusa de Venezuela que no tiene nada que ver con los problemas del país. Estados Unidos no tienen nada que ver con estos problemas. Los bajos precios del petróleo tampoco tienen que ver con  Estados Unidos, excepto por el petróleo de esquisto. Las compañías privadas encontraron nuevas tecnologías que son eficientes para producir mucho petróleo en depósitos donde no había, lo que ha incrementado el suministro en el mercado internacional.

—El presidente Maduro ordenó retirar los billetes de Bs. 100 para combatir “la agresión criminal contra la moneda”. Habrá un nuevo cono monetario ¿Qué le parece la medida?
—La decisión es absolutamente normal en países con hiperinflación. Tienes que añadir ceros a los billetes muy frecuentemente. Porque si no lo haces tendrás que cargar una gran cesta o una carretilla de dinero para comprar un perro caliente en las calles de Caracas. Por supuesto, la maquinaria de propaganda del Gobierno está mintiendo al decir que van detrás de criminales o algo.

—¿Sabe que la cotización del dólar paralelo sigue bajando?
—Sí, ha bajado un poco. Pero volverá a subir a menos que cambien su política monetaria. El nuevo cono monetario no tiene nada que ver con eso. No estoy prediciendo nada, yo hago dos cosas: sé cómo medir la inflación con precisión y sé cómo detener la hiperinflación.

—Hay un escenario de escasez de comida y medicinas ¿Qué cree debe hacer el gobierno?
—Puedo resolver el problema en unas horas, todo lo que hay que hacer es dolarizar el país y las medicinas y la comida comenzarán a llegar. La otra posibilidad, que le recomendé al presidente Caldera y que casi lo hicimos en 1996, pero lamentablemente no alcanzó los votos necesarios, fue reemplazar el Bolívar con dólares como lo hicimos en Ecuador en 2001. Sacamos el Sucre, porque no era muy bueno, el Sucre era como el Bolívar, estaba colapsando. Ese es un camino para detener la inflación. También se puede mantener el Bolívar con una junta monetaria con un canje similar al dólar o el camino de la libre convertibilidad.

—¿Cree que la dolarización en Venezuela sería un proceso exitoso?
—Es que ahora mismo ustedes están dolarizados no oficialmente. Por supuesto que será un proceso exitoso, siempre lo es. Hay 33 países dolarizados en el mundo y a todos les va muy bien. La transición no sería fuerte para los venezolanos, sería estupenda. Quien haga la dolarización será un héroe.

—Cuando usted fue asesor del presidente Caldera era un escenario diferente al actual…
—Bueno, no realmente, porque el bolívar no era bueno en ese entonces y Caldera lo sabía. Y por eso él me trajo como asesor. En 1996 el bolívar era una moneda débil y estaba creando problemas de inflación. Era un problema, pero no era como lo es ahora.

—¿Cree que habrá un repunte de los precios del petróleo como para pensar una mejora en la economía?
—Los precios subirán, pero no llegarán a la barrera de los 100 dólares, llegarán a la barrera de los 65 o 70 dólares. Si el precio del petróleo se mantiene donde está ahora, no hará mucha diferencia en Venezuela. La idea de que los precios del petróleo rescatarán al país es solo un sueño, no pasará. Así el petróleo llegue a 100 dólares Venezuela seguirá en problemas.

—¿Cómo ve la economía venezolana para el 2017?
—Luce terrible para el año que viene, a menos que dolaricen. Hay un aspecto fundamental que debe ser arreglado, la inflación debe ser eliminada. Si no puedes eliminar la inflación no se pueden solucionar los otros problemas en Venezuela. Y la única forma de acabar con la inflación es dolarizando o tener una junta monetaria como ya lo expliqué. Si el gobierno hace alguna de estas dos cosas, la economía girará y comenzará a mejorar enseguida porque la inflación desaparecerá en horas. Si el Gobierno mantiene el mismo curso, la economía empeorará y el escenario será cada vez más complicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *